Por primera vez en la historia de Alemania la tasa de interés de los bonos de emisiones federales cayeron por abajo de 0%, influidos ante la posibilidad de que Reino Unido abandone la Unión Europea (UE).

La tasa de los bonos federales alemanes a 10 años bajó a menos 0.003 por ciento.

Los tres países que en la actualidad registran tasas negativas en sus bonos de deuda son Alemania, Suiza y Japón, cuyos bonos son vistos como refugio de inversionistas en tiempos difíciles.

Analistas consideraron que entre los motivos de la caída en terreno negativo de los bonos alemanes figura la inquietud que provoca en los mercados europeos la consulta en Reino Unido para decidir si el país permanece o no en la UE.

La salida de Reino Unido es considerada como un factor desestabilizador en los mercados bursátiles a nivel internacional, indicaron.

Los inversionistas buscan en estos momentos bonos y valores que les permitan tener el dinero seguro, aunque no ganen con las tasas de interés.

Otro motivo sobresaliente que influyó en la baja de los bonos alemanes es la política del Banco Central Europeo de comprar decenas de miles de millones de euros en acciones de empresas que tienen los bancos.

Los bonos federales alemanes son pagaderos a 10 años y constituyen 50% de los ingresos que capta el Estado alemán en los mercados internacionales para hacerse de financiamiento fresco.

Los bonos de deuda de la federación alemana son la referencia en Europa. Esos bonos constituyen un mercado gigantesco y todos los días cambian de manos bonos federales alemanes por 20,000 millones de euros.

Además, son un instrumento que sus compradores pueden convertir en dinero líquido sin dificultades; por ello, el Estado alemán puede actualmente adquirir deudas a niveles muy baratos para cubrir sus necesidades de financiamiento.

Analistas en Frankfurt, la plaza financiera de Alemania, coincidieron en que cuando se eleva el nivel de incertidumbre en los mercados accionarios y de bonos, los inversionistas tienden a invertir su dinero en los instrumentos más sólidos y seguros.

Todas las agencias internacionales de calificación de rating dan las mejores notas a los bonos federales alemanes: triple A .

Los bonos federales alemanes se venden en los mercados de capitales desde la década de los 60 y desde entonces tienen una historia de solidez.