Los mercados bursátiles a nivel mundial reaccionaron positivamente ante el anuncio de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, donde optaron por aumentar la tasa de interés de referencia, después de siete años de mantenerlas en niveles bajos.

Las bolsas accionarias con mayores incrementos resultaron las de Wall Street, como fue el caso del S&P 500, que subió 1.45%, a 2,073 unidades. Por su parte, el índice industrial Dow Jones ganó 1.28%, a 17,748, y el NASDAQ avanzó un 1.52%, a 5,071 unidades.

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) siguió ese mismo comportamiento positivo, tras presentar su principal indicador, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), que agrupa a las 35 emisoras más importantes del mercado bursátil mexicano; un incremento de 1.22%, a 43,429.72 unidades.

Las emisoras que apoyaron el incremento del IPC fueron: Grupo Financiero Banorte, que subió más de 5.0%, pero hacia el cierre recortó las ganancias a 3.60%; Cemex, 2.4%; Grupo México, 2.07%; América Móvil, 1.98%, y Walmart, 1.49 por ciento.

De esta manera, la plaza bursátil local registró su segundo día de importantes ganancias ante una menor aversión al riesgo, apoyada también por cifras económicas en EU, tras un buen dato de permisos de construcción de vivienda, que contrarrestó con un débil reporte de producción industrial.

La Fed anunció que subió la tasa de interés de Estados Unidos en 25 puntos base, en su primer alza de tasas desde el 2006, después de permanecer en niveles cercanos a cero por casi una década.

Con relación a las bolsas europeas, éstas finalizaron también con movimientos ascendentes, aunque un poco más moderados, ya que el índice paneuropeo FTSEurofirst 300 presentó una ganancia de 0.29%, a 1,415.72 unidades, continuando la recuperación iniciada el pasado martes, tras las pérdidas sufridas desde el 3 de diciembre del año en curso.

Aunque los mercados ya habían descontado el primer incremento en el proceso de normalización de la política monetaria del instituto central, los inversionistas esperaban el mensaje que acompañaría el incremento, el cual cumplió las expectativas al destacar que elevará su tasa objetivo de manera gradual, pero la política monetaria se mantendrá altamente acomodaticia.