Las principales bolsas de valores de Europa registraron ganancias este jueves y el índice paneurpeo Euro Stoxx 600 de 600 valores cerró en máximo histórico, después de sólidos resultados trimestrales de las principales firmas ligadas a las materias primas, así como Airbus y otras compañías cotizadas.

Por otra parte, datos que mostraron una confianza en máximos récord de la zona euro en julio se sumaron al ánimo positivo y dieron impulso a las acciones. El Stoxx 600 subió un moderado 0.50%, pero fue suficiente para llevarlo hasta un máximo histórico de cierre en 460.57 unidades en su nuevo récord.

En cuanto a las bolsas, fueron lideradas por la plaza de Milán, Italia, con una variación de 1.01% en el FTSE MIB, mientras que el FTSE 100 de Londres le siguió con 0.88 por ciento. Detrás quedaron el Ibex 35 español, con 0.60%; el DAX alemán, con 0.45%, y el CAC 40 de Francia, que avanzó 0.37 por ciento.

En cuanto a las empresas de mayor valor por capitalización de la zona, el Euro Stoxx 50, compuesto por las 50 emisoras más grandes de la zona euro, ganó 0.33%, con 34 de sus valores en positivo, 14 en rojo y dos sin cambios. El mejor componente fue la francesa Danone, que subió 6.45 por ciento.

Entre los resultados destacados en Londres, las acciones de Royal Dutch Shell ganaron 3.80% y las de la francesa Total Energies sumaron 2.2%, luego de que ambas compañías anunciaron que realizarán recompras de acciones debido a que alzas en petróleo y gas elevaron sus ganancias trimestrales.

Las compañías mineras, que son las de mejor desempeño sectorial en lo que va de 2021, subieron 2.4% luego de que Anglo American aumentó su pago a los accionistas hasta un récord de 4,100 millones de dólares. El incremento registrado en los precios de plata y oro también han impulsado a este sector.

Los inversores se senten reconfortados por la postura de los bancos centrales después de que ayer el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que el mercado laboral de Estados Unidos aún tenía "algo de terreno que cubrir" antes de que llegara el momento de comenzar a reducir sus estímulos.

jose.rivera@eleconomista.mx