El gigante español de las telecomunicaciones, Telefónica, anunció este jueves una caída de su beneficio neto de cerca del 14% en el 2016, hasta los 2,360 millones de euros, lastrado sobre todo por los costes de la reestructuración.

Sin este impacto, el beneficio neto habría alcanzado los 4,000 millones de euros, precisó Telefónica en un comunicado. Los analistas interrogados por el proveedor de información financiera Factset esperaban un resultado neto de 3,100 millones de euros.

Durante el año el grupo realizó provisiones por valor de 1,400 millones de euros para hacer frente a la reestructuración frente a los 3,200 millones del 2015.

En España las provisiones fueron de 856 millones debido principalmente "a la prórroga hasta el 2018 del plan voluntario de suspensión de empleo", explica Telefónica en un comunicado.

A pesar de su enorme deuda, el grupo logró reducir su deuda neta financiera en el 2016 hasta los 48,595 millones de euros. En el 2015 superaba los 49,000 millones.

Por su parte la facturación en el 2016 fue de 52,000 millones de euros, un 10.2% más que el año anterior.

El impacto desfavorable de los tipos de cambio costó 835 millones de euros en todo el 2016 a Telefónica, presente en países como Reino Unido y Brasil, pero que se redujo a finales de año, indica el grupo.

erp