Las petroleras estatales más importantes de América Latina, Pemex y PDVSA, cuyos recursos de hidrocarburos son de los más prolíficos de la región, tienen una gran carga impositiva para solventar las necesidades fiscales y planes sociales de sus gobiernos, de acuerdo con un reporte de Moody’s.

La calificadora advierte que en ambas compañías existe un riesgo clave que son los precios del crudo, debido a que si la cotización del petróleo cae en rangos inferiores a lo esperado, ambas compañías enfrentarían crecientes requerimientos de capital.

Así como un mayor apalancamiento en tiempos de menores flujos de efectivo interno y potencialmente de acceso restringido a capital externo.

En contraste, Thomas Coleman, senior vicepresident de Moody’s, añade que Petrobras y Ecopetrol son las mejor posicionadas para seguir adelante con sus programas de capital y planes de crecimiento.

[email protected]