La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) muestra un comportamiento errático en sus primeras negociaciones de esta semana. La plaza bursátil local pierde ligeramente luego de alcanzar en la sesión pasada su máximo nivel desde octubre de 2018, cuando el mercado espera los reportes del primer trimestre de las emisoras.  

El referencial índice S&P/BMV IPC, integrado por las acciones de las 35 emisoras con más liquidez en el mercado mexicano, presenta un movimiento de -0.42% a 48,522.75 unidades. En la Bolsa Institucional de Valores (Biva), el índice principal FTSE BIVA cede -0.28% para ubicarse al nivel de 994.92 puntos.

S&P/BMV IPC

Al interior del índice de referencia el balance es negativo, con 18 de sus componentes con pérdidas, 15 con ganancias y dos más sin cambios. Los peores desempeños los tienen las aeroportuarias OMA, Asur y GAP, con -3.41%, -2.06% y -1.68%, respectivamente, además de Grupo Carso, con -1.88 por ciento.

La bolsa local retrocede este lunes, después de anotar en la sesión previa su máximo nivel desde octubre de 2018, con una racha de cuatro jornadas consecutivas con ganancias en la que logró acumular una variación de 2.31 por ciento. En lo que va del año, el índice suma un avance superior 10.58 por ciento.

"Con el avance que acumuló el índice S&P/BMV IPC en la semana anterior, sus principales indicadores técnicos quedaron positivos, con una primera resistencia alrededor de 49,000 unidades, que en caso de superarla podría alcanzar los 50,000 puntos", dijo la consultoría Metanálisis en un reporte.

jose.rivera@eleconomista.mx