La Bolsa Mexicana de Valores (BMV), hasta ahora el único centro bursátil que opera en México, está lista para conectar sus sistemas con la Bolsa Institucional de Valores (Biva), su competencia directa y que está a semanas de arrancar operaciones.

“Estamos listos para conectarnos con las fechas que nos han dado los reguladores que para la Bolsa Mexicana de Valores con la Biva es el 23 de marzo”, aseguró el director general de la Bolsa Mexicana de Valores, José Oriol Bosch.

Explicó que como Grupo Bolsa tienen tres áreas de conectividad, las cuales están preparadas para iniciar con los trabajos de acuerdo con los tiempos previstos por las nuevas reglas del mercado.

Una de ellas es entre las propias bolsas de valores (BMV-Biva), la otra tiene que ver con el depósito central de valores, a través de la filial Contraparte Central de Valores que se encarga de llevar a cabo labores de compensación y liquidación de las operaciones del mercado.

Finalmente, está la conectividad entre el Indeval, que es el custodio y el administrador de los valores operados, y con el que la nueva Bolsa Institucional de Valores tendrá también que conectarse.

“Le estamos dedicando mucho dinero, tiempo y recursos al proyecto Biva sin ser accionistas porque tenemos que cumplir con las fechas para la conectividad, comunicación y temas de vigilancia (entre otros)”, añadió el director de la BMV.

confianza

Enseguida comentó que confía en que la nueva Bolsa de valores arranque en tiempo y forma como lo establece la regulación, ya que otro retraso significaría más inversión para la BMV. José Oriol Bosch evitó mencionar cuánto ha invertido la BMV por la llegada de su nuevo competidor.

“Lo que puedo decir es que, en lo individual, somos el mayor inversionista no accionista del proyecto Biva, en lo gremial han sido las casas de Bolsa”, puntualizó. Explicó la complejidad de echar a andar una Bolsa de valores, muestra de ello es el tiempo que le ha tomado al proyecto arrancar.

“Los promotores de Biva anunciaron en octubre del 2015 que iban a abrir un año después, en el tercer o cuarto trimestre del 2016, ya pasó un año, el 2017 y ahora estamos en el 2018. Para que ellos pudieran abrir deberían tener una autorización y el título de concesión no se les dio en el 2016, se les dio en agosto del 2017”, recordó.

[email protected]