En el mercado internacional de divisas, el dólar estadounidense ha mostrado debilidad frente a las principales monedas de países desarrollados y emergentes.

Lo anterior debido principalmente a la menor aversión al riesgo que existe a nivel mundial por el poco efecto que tendría en la economía china la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos.

Bajo ese contexto, el Índice Dólar, que está compuesto por una canasta de monedas, en las últimas dos semanas registra un ajuste a la baja de 1.29%, lo cual implicó un retroceso de 1.23 puntos base, para ubicarse en 94.16 puntos.

El indicador mide el valor del dólar contra una canasta de divisas, como el euro, que tiene una participación de 57.6%; el yen, 13.6%; la libra esterlina, 11.9%; el dólar canadiense, 9.1%; la corona sueca, 4.2%, y el franco suizo, 3.6 por ciento.

Sin embargo, en lo que va del 2018, el Índice Dólar registra una apreciación de 2.21%, al pasar de una cifra de 92.124 a 94.159 puntos, observándose un nivel máximo del año de 95.386 puntos.

El analista técnico de Grupo Financiero Monex Francisco Caudillo destacó que el ajuste a la baja de este indicador financiero es coyuntural, debido a que aún existen ciertos factores que podrían apuntalar a la divisa estadounidense.

Mencionó que dentro de dichos elementos se encuentra la expectativa de mayores aumentos en la tasa de interés de la Reserva Federal (Fed), donde en el segundo semestre de este año se tienen previstos dos incrementos de 25 puntos base.

El pasado 13 de junio, el banco central de Estados Unidos aumentó su tasa de referencia en 25 puntos base, para ubicarla en 2%, explicado en parte para prevenir futuras presiones inflacionarias, derivadas del aumento de los energéticos.

El experto agregó que el Índice Dólar podría retomar su tendencia ascendente sobre todo a partir de septiembre, cuando la Fed tome la decisión de subir más su tasa de interés, con amplias posibilidades de que este indicador financiero alcance niveles cercanos a 90 puntos.

Francisco Caudillo, analista de Monex, insistió en que, desde el punto de vista del análisis técnico, el dólar mostraría una mayor recuperación hacia finales de este año, bajo el pronóstico de romper el techo de 100 puntos.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx