El presidente estadounidense, Donald Trump, expresó el martes que estaba muy decepcionado de que General Motors (GM) esté por cerrar fábricas en Estados Unidos, y advirtió que la Casa Blanca está “estudiando ahora la posibilidad de recortar todos los subsidios a GM”, incluso para su programa de automóviles eléctricos.

Eso provocó que las acciones de GM en la Bolsa de Nueva York cayeran 2.55%, a 36.69 dólares.

Trump desató su molestia en Twitter un día después de que GM anunció que cerraría cinco plantas y que eliminaría 14,000 puestos de trabajo en Norteamérica, y que muchos de los recortes de empleos se producirían en la región del centro norte de Estados Unidos, donde el presidente prometió un resurgimiento de la industria manufacturera.

Trump escribió que estaba “muy decepcionado con General Motors y su CEO, Mary Barra, por cerrar plantas en Ohio, Michigan y Maryland. No hay ningún cierre en México y China”. Refiriéndose al rescate federal de la industria automotriz en el 2008, Trump prosiguió airadamente declarando que “Estados Unidos salvó a General Motors, ¡y éste es el gracias que recibimos! Ahora estamos contemplando la posibilidad de recortar todos los subsidios a @GM, incluso para los automóviles eléctricos. General Motors hizo una gran apuesta en China hace años cuando construyó plantas allí (y en México). No creo que esa apuesta rinda frutos. ¡Estoy aquí para proteger a los trabajadores de Estados Unidos!”.

El tuit incendiario de Trump se produjo poco después de que el director del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow, dijera que la reacción de la Casa Blanca fue de “una tremenda desilusión, que tal vez incluso se desbordaba hasta la rabia”.

Kudlow, quien se reunió con Barra el lunes, dijo que Trump se sentía traicionado por GM, a quien el gobierno había estado tratando de ayudar.

Una reprimenda de la Casa Blanca a GM contravendría la añeja oposición republicana a dictar quién gana y quién pierde en el mercado. No está claro cuáles ni cuándo se podrían tomar medidas. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que no tenía ninguna información adicional sobre la advertencia del presidente.

Ventas en china, a la baja

Las ventas de automóviles de Tesla en China cayeron 70% interanual en octubre, informó el martes la Asociación de Vehículos de Pasajeros de China (CPCA, por su sigla en inglés), detallando cómo la guerra comercial entre Pekín y Washington ha golpeado al fabricante estadounidense de autos eléctricos. El precio de las acciones de Tesla cayó 0.60% en Wall Street, a 343.92 dólares, después de que se conoció el informe durante la sesión en Asia.

valo[email protected]