En una jornada condicionada en el mercado del petróleo por el festivo en Estados Unidos, el precio del crudo cotiza sin grandes cambios. El barril de Brent amaga con leves recortes, que estancan su cotización en los 55 dólares.

Desde que comenzó el año, el precio del petróleo ha sufrido nuevos bandazos. En sus máximos, el barril de Brent superó los 58 dólares, sus cotas más elevadas en año y medio.

El incremento de la producción en algunos de los países que se desmarcaron del acuerdo para reducir el bombeo aceleró la corrección en el precio del crudo.

Estados Unidos destaca en este apartado. La mejora en el precio y el descenso de la oferta de los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) han impulsado la recuperación de los proyectos de petróleo no convencional.

La pérdida de cuota de mercado amenaza a países como Arabia Saudí. El mayor exportador del mundo es uno de los mayores damnificados con la entrada en vigor de los recortes aprobados el pasado 30 de noviembre.

En unas jornadas energéticas en Abu Dhabi, el ministro saudí de Energía, Khalid Al Falih, ha confirmado que desde el inicio de enero han reducido su producción justo por debajo de los 10 millones de barriles diarios, sus niveles más bajos en 22 meses, y en línea con las cuotas pactadas por la OPEP, de 10.05 millones de barriles al día.

Este freno en la producción podría prolongarse hasta el verano.

El ministro de Energía saudí no ve necesario ampliar los recortes acordados en la OPEP más allá del mes de junio. Analistas como los de Goldman Sachs ya advirtieron en su día que el cártel podría anular pronto su recorte.

Recuperará el equilibrio

Al Falih considera que el mercado del petróleo recuperará el equilibrio entre oferta y demanda a mediados del año, y esta circunstancia, junto al repunte esperado en el consumo de crudo en la segunda mitad del año, permitirá suprimir los límites de producción vigentes desde este mes.

En las próximas semanas los miembros de la OPEP se reunirán en Viena con el resto de los países productores que acordaron los recortes para evaluar el grado de cumplimiento de las medidas pactadas en noviembre.

Por su parte, Venezuela enviará la próxima semana a otros países productores de crudo una nueva propuesta para estabilizar el precio internacional del petróleo, que en los últimos dos años se redujo fuertemente, afectando a las naciones exportadoras, dijo el presidente Nicolás Maduro.

Venezuela, dueña de las mayores reservas de crudo del planeta, fue uno de los países más golpeados y el año pasado sufrió una reducción de 60% de sus ingresos en divisas por la caída del barril de petróleo, su principal exportación.

La aguda reducción de su mayor fuente de ingresos agudizó la crisis en la nación perteneciente a la OPEP, que sufre la inflación más alta del mundo, recesión y escasez de alimentos y medicinas.

Petróleo sube apoyado por compromiso saudí

los precios del petróleo subieron el lunes apoyados por el compromiso de Arabia Saudita para reducir la producción, pese a que se espera que la oferta en Estados Unidos vuelva a crecer este año.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó recortar la producción en 1.2 millones de barriles por día a 32.5 millones de barriles por día (bpd), a partir del 1 de enero, en un intento por reducir una sobreoferta global que ha provocado una caída de precios por más de dos años.

Rusia y otros exportadores fuera de la OPEP han dicho que también reducirán su bombeo.

El crudo Brent ganó 41 centavos a 55.86 dólares por barril y el contrato de petróleo estadounidense avanzó 27 centavos a 52.64 dólares por barril.

Sin embargo, el avance de los precios estuvo limitado por el alza de la producción en Estados Unidos y un feriado en ese mercado.

El banco de inversión Goldman Sachs dijo que espera que la producción de petróleo en Estados Unidos aumente 235,000 bpd en el 2017, por los pozos que han sido perforados y que probablemente comenzarán a sumar barriles en el primer semestre.

La producción de Estados Unidos es ahora de 8.95 millones de bpd, un aumento frente a los 8.5 millones de bpd de junio del año pasado y en línea con los niveles del 2014, cuando el exceso de oferta provocó un derrumbe de los precios. (Reuters)