El inversionista Bill Ackman compró acciones de una empresa de la cual no reveló su nombre durante la crisis de los mercados accionarios en marzo pasado, solo para venderlas  semanas después y duplicar su particpación en otros valores.

“Realmente asumimos una participación grande en una compañía en medio de la crisis a precios que parecían muy atractivos”, reveló Ackman durante la llamada con inversionistas de su fondo de cobertura Pershing.

La estrategia de inversión de Pershing durante la venta masiva de acciones fue centrarse en el valor y las empresas que conocía bien y se sentía más seguro al respaldar.

Como resultado, los altos directivos de Pershing optaron por reforzar su participación en empresas donde ya invierten como la desarrolladora inmobiiaria Howard Hughes, donde tuvieron la oportunidad de invertir a un “precio muy atractivo”, dijo Ackman.

El directivo reveló que Pershing vendió su participación de 1,000 millones de dólares en Berkshire Hathaway de Warren Buffett, pese a haber entrado en la firma apenas en el 2019 y de haber aumentado su participación en más de un tercio este año.

Ackman convirtió 27 millones de dólares en 2,600 millones cubriendo su fondo contra la venta por el coronavirus. La fuerte ganancia compensó las pérdidas en su cartera y le permitió aumentar sus inversiones en varias compañías a precios de descuento.

[email protected]