La mejora a la calificación crediticia de la deuda soberana de México a A3 comienza a contagiar a otras entidades públicas del país.

El primero en la lista es el Gobierno del Distrito Federal, que recibió de Moody’s una nota de A3 en escala global para las emisiones de sus certificados bursátiles.

Detrás del gobierno capitalino, Petróleos Mexicanos (Pemex) se perfila como el siguiente aspirante para recibir una nota superior en fecha próxima.

Más adelante, otras instituciones públicas como la Comisión Federal de Electricidad (CFE) o incluso el gobierno del estado de Hidalgo podrían subir un peldaño en la escala de calificaciones.

María del Carmen Martínez, analista de la agencia calificadora Moody’s México, explicó que la reciente elevación de la calificación crediticia del gobierno federal infunde una mejor perspectiva para el país en términos generales.

De ahí que la ciudad de México obtuvo una nota más alta, que pasó de Baa1 a A3 , debido a su marco legal e institucional, el cual ordena a la Federación respaldar la deuda adquirida por el gobierno local.

Reforma energética

La experta refirió que Pemex es un candidato viable, por sus vínculos con el gobierno central y por el impacto que tendrá en sus operaciones la reforma energética.

Martínez recordó que, hace unos días, Moody’s puso en revisión positiva con perspectiva a la alza a las calificaciones que actualmente tiene Pemex, de Baa1 en moneda extranjera y en escala global, y de Aaa , en escala nacional y moneda local, lo cual habla de la perspectiva favorable que tiene la empresa.

La Comisión Federal de Electricidad es otra paraestatal que se verá beneficiada por la reforma energética y también es un importante administrador de recursos públicos, pero la experta consideró que una revisión a la alza de su nota de riesgo crediticio tardará más tiempo.

Actualmente, los certificados bursátiles de CFE cuentan con notas de Baa1 en escala global y de Aaa.mx en escala nacional.

Sobre el resto de los gobiernos locales, Martínez dijo que Moody’s ratificó las notas que actualmente poseen los gobiernos estatales, municipales y organismos públicos subnacionales.

Refirió que los abultados endeudamientos de varias de estas instituciones impiden mejorar la opinión sobre riesgo crediticio.

Excepcionalmente, dijo que el gobierno del estado de Hidalgo presenta una perspectiva más favorable que la de sus pares, lo que podría traducirse en un ascenso de su calificación crediticia, ya que cuenta con una nota de A2 en escala nacional y de Ba2 en escala global, con perspectiva positiva debido a sus avances en administración presupuestal y reducción de pasivos.

guadalupe.cadena@eleconomista.mx