El cobre cayó el miércoles después de que un alza de los inventarios puso de relieve una solidez de los suministros, mientras que el aluminio se hundió a mínimos desde abril tras datos que mostraron un aumento en la producción global.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) perdió 1%, a 6,773 dólares por tonelada, un mínimo desde el 30 de mayo.

El aluminio cerró con una baja de 0.2%, a 2,166 dólares la tonelada, su piso desde el 10 de abril, tras datos que mostraron que la producción primaria global del metal subió en mayo a 5.441 millones de toneladas desde los 5.303 millones de abril.

El cobre tocó un mínimo de tres semanas durante las operaciones asiáticas. Posteriormente repuntó, pero cambió de tendencia y retomó las pérdidas tras la divulgación de datos de inventarios de la LME.

Los datos diarios mostraron que los inventarios de cobre disponibles en almacenes registrados en la LME —aquellos no separados para entregas— aumentaron en 15,800 toneladas, a 264,575, un incremento de 38% desde el 29 de mayo.

Señales del mercado físico indicaron que el mercado de cobre no está sufriendo escasez, dijo Oliver Nugent, estratega de materias primas de ING Bank. Los temores a una guerra comercial entre Estados Unidos y China han golpeado a los mercados financieros y provocado una gran liquidación en posiciones especulativas optimistas en metales en los últimos días.

La producción de cobre refinado en China subió 15.5% interanual, a 767,000 toneladas, en mayo, mostraron datos del gobierno.