Alsea, la operadora de restaurantes y cafeterías bajo marcas como Starbucks, busca recaudar hasta 500 millones de dólares con la emisión de un bono en mercados internacionales, con vencimiento en el 2026.

Los recursos que capte serán usados para pagar parte de su deuda total (la cual ascendía a 55,690 millones de pesos al cierre de septiembre), según adelantó la agencia calificadora Fitch, que otorgó a la empresa mexicana la nota BB- por primera vez.

Dicha calificación y la perspectiva “Estable” que le fue asignada refleja la "posición sólida" en la que se encuentra como propietario y operador de franquicia de cafeterías y restaurantes de comida rápida en México, América Latina y Europa.

El plan de Alsea de acudir al mercado internacional en busca de financiamiento ya lo había adelantado Rafael Contreras, director de Administración y Finanzas de la compañía, a finales de julio pasado, cuando comentó que debido a que enfrentarían amortizaciones importantes en 2022 y 2023 emitirán un bono por entre 300 y 500 millones de dólares y plazos estimados de cinco y siete años.

Con esta emisión pre pagaríamos parte de la deuda de largo plazo y toda la de corto plazo”, dijo en ese entonces el director de administración y finanzas de Alsea.

“Las operaciones de Alsea se han ido recuperando progresivamente después de verse afectadas en 2020 por las restricciones de movilidad social y los cierres para contener la pandemia de coronavirus. Los ingresos consolidados disminuyeron un 34% durante 2020, pero las operaciones se están recuperando gradualmente. Durante los primeros nueve meses de 2021, los ingresos consolidados aumentaron un 34.7%”, indicó Fitch.

Por lo que calcula que Alsea retome los ingresos que reportaba antes de la pandemia en los próximos 18 meses, ya que hay un entorno económico más favorable en los países donde opera y por las estrategias comerciales y digitales que ha emprendido para impulsar sus ventas.

También, la agencia calificadora espera que su apalancamiento mejore gradualmente y la deuda total de Alsea a EBITDA y la deuda total ajustada por arrendamiento a EBITDAR deberían estar alrededor de 5.3 veces y 5.6 veces para el cierre de este 2021, respectivamente y para el 2022 cerrarían en 4.0 veces y 4.8 veces.

kg