Las acciones de la filial de vehículos eléctricos de Evergrande, el promotor inmobiliario chino en grave crisis, registraban este lunes una fuerte caída del 10% en la bolsa de Hong Kong.

La acción de Evergrande New Energy Vehicle (NEV) cayó a 1.95 dólares de Hong Kong, tras anularse el domingo un proyecto de sacar a bolsa en Shanghai a esta filial.

Evergrande tiene una enorme deuda de 260,000 millones de euros (más de 300,000 millones de dólares), y el miedo a una quiebra de este coloso chino desestabilizaó la semana pasada a los mercados financieros mundiales.

En un comunicado divulgado el domingo, Evergrande NEV explicó que los problemas de tesorería de la empresa matriz iban a tener "un impacto material nefasto" en la producción a gran escala de vehículos eléctricos.

La filial NEV, que soñaba competir con los autos eléctricos del estadounidense Tesla, muy populares en China, ya ha perdido 80% de su valor en bolsa desde principios de año.

El temor a que con Evergrande se repita en China, segunda economía mundial, un escenario parecido al de Lehman Brothers, cuya quiebra precipitó la crisis de 2008 en Estados Unidos y en el mundo, agitó las plazas financieras en los últimos días.