La compañía que preside Salvador Alemany y que está presente en Italia desde septiembre de 2016 tras comprar el 51.4% de A4 Holding, se ha reforzado en el país transalpino a la espera de que la también italiana Atlantia (la antigua Autoestrade) formalice su OPA por Abertis, once años después de que se frustraran sus planes de fusionarse con la española.

Abertis ha alcanzado un acuerdo con accionistas minoritarios para la compra de un 22.52% adicional en su filial italiana A4 Holding, hasta el 85.36%, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Para ello desembolsará un total de 125 millones de euros, de los que 36 millones de euros se pagarán a finales de enero de 2018; y el resto, a finales de julio de 2017. Este precio supone un 10% de descuento sobre el precio acordado por Abertis para adquirir su participación inicial del 51.4%y supone una mejora sobre la TIR inicial.

Esta compra ,que llega apenas tres meses después de que Abertis comprara un 8.5% de A4 Holding, refuerza su estrategia de crecimiento en la actual cartera de activos, y en concreto, en su filial en Italia, un país atractivo para el grupo.

Y es que aunque Francia sigue siendo su principal mercado (ha desembolsado 2,116 millones para lograr el 100% de Sanef), el grupo concesionario continúa apostando por Italia, un mercado con un marco concesional estable y una clara apuesta por la colaboración público-privada.

Impacto positivo en su beneficio

Desde el punto de vista financiero, Abertis asegura que esta compra tendrá un efecto positivo en su beneficio neto, derivado de la menor participación de los accionistas minoritarios, y ofrecerá al grupo un mayor flujo de dividendos procedentes de Italia.

Asimismo, la compañía catalana indica que esta operación demuestra su "capacidad de crecer internacionalmente en condiciones atractivas manteniendo su disciplina financiera. Es, además, un refuerzo de su estrategia de gestión de activos de mayor inversión en aquellos activos ya conocidos por la compañía y donde no tiene competencia, reduciendo su perfil de riesgo operacional.

Con la toma de esta participación, Abertis consigue un mayor equilibrio de la cartera global creciendo en economías robustas con marcos concesionales estables y un claro compromiso con la colaboración público-privada en el sector de autopistas.

estrategias@eleconomista.mx