Tegucigalpa.-El ex presidente hondureño Manuel Zelaya se aprestaba este domingo a partir a descansar con su familia al campo, al día siguiente de ser recibido como un héroe en su país, tras regresar casi dos años después de ser derrocado por un golpe de Estado.

Zelaya volvió junto a su esposa y otros familiares, cargando un gran capital político con el que pretende recuperar el poder, en un país pobre que se alista para regresar a la Organización de Estados Americanos (OEA) el miércoles, paso clave para que pueda recibir créditos y ayuda del exterior.

"El regreso de Zelaya es el triunfo de la democracia", dijo el secretario general de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Francisco Rojas.

Además, "es muy bueno que Honduras se reintegre a la OEA, porque eso permitirá reasumir la agencia regional", declaró a la AFP.

Zelaya, de 58 años, tiene programado este domingo dar entrevistas a medios que lo respaldaron luego del golpe del 28 de junio de 2009 y después partir a Olancho (este), donde tiene una propiedad agrícola, con el fin de descansar, informó un asesor.

La fuente no reveló cuánto tiempo planea estar en el campo el ex gobernante, quien el sábado se reunió con el presidente Porfirio Lobo en la Casa Presidencial, su antiguo despacho, y recibió una multitudinaria bienvenida de sus partidarios en una plaza cercana al aeropuerto de Tegucigalpa.

Estas fueron sus primeras actividades en su país, luego de volver tras 16 meses de exilio en República Dominicana y 23 meses después de ser depuesto en un golpe que causó la marginación de Honduras de la OEA.

"Debe haber sido muy emotivo para él (Zelaya), pero estaba muy tranquilo, muy sereno", dijo a la AFP el ministro del Instituto Nacional Agrario, César Ham, que estuvo en la reunión en la casa de gobierno.

En dicho encuentro también estuvo el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y los cancilleres María Angela Holguín (Colombia) y Nicolás Maduro (Venezuela), cuyos países son garantes del acuerdo de reconciliación firmado por Lobo y Zelaya hace una semana en la ciudad colombiana de Cartagena.

Zelaya y Lobo, adversarios políticos, se saludaron amigablemente en su encuentro, dijo el ministro.

"Lo que no entiende mucha gente en el mundo es que ellos son amigos, ellos estudiaron en la escuela juntos, entonces se conocen desde la escuela primaria y a lo largo de 30, 40, 50 años sus familias en Olancho han tenido una muy buena relación y ellos mantienen una muy buena relación personal", explicó Ham, un izquierdista nombrado por Lobo en su gabinete como señal de unidad nacional.

En la reunión también estuvieron embajadores y delegados latinoamericanos, incluido uno de Ecuador, único país que se ha mostrado reticente a aceptar el reingreso de Honduras a la OEA, dijo Ham.

Zelaya, que llevaba su tradicional sombrero blanco, declaró tras su llegada en un avión venezolano procedente de Managua estar lleno de "optimismo". Si bien "en un momento teníamos casi todo perdido, (...) nunca nos derrotamos", afirmó.

El Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), que aglutina a zelayistas, organizó una bienvenida de héroe para este liberal que dio un giro a la izquierda tras llegar al poder en 2006 y que fue derrocado en un golpe dado por el Ejército con el aval del Congreso y de la Corte Suprema, cuando intentaba realizar una consulta declarada ilegal por la Justicia.

Zelaya regresó con planes de convertir al FNRP en un partido político para competir en las elecciones de 2013.

Para ser candidato debe lograr una reforma constitucional, pues los ex presidentes no pueden postularse, algo que buscaba cambiar por medio de la consulta que intentaba realizar cuando fue depuesto.

El tema de la reforma fue incluido en el acuerdo firmado con Lobo, aunque no resultará fácil instrumentarlo, pues es necesario convocar a un plebiscito, cuyo procedimiento es complejo.

Si fracasa la reforma, el FNRP pretende levantar como candidata presidencial a la esposa de Zelaya, Xiomara Castro, de 51 años.

Desde Caracas, el presidente venezolano Hugo Chávez celebró el regreso de Zelaya a su país como "una gran victoria del pueblo".

"Volvió Mel Zelaya a su patria hondureña. Es una gran victoria del pueblo hondureño! Abajo las dictaduras! Viva el poder popular, viva la democracia real!", escribió Chávez vía Twitter.

apr