Saarbrucken. EL partido conservador de Angela Merkel ganó en la elección regional en el estado de Sarre con más de 40% de los votos, lo que significó un balde de agua fría para las aspiraciones socialdemócratas de hacer tambalear a la canciller en la consulta de septiembre.

Los demócrata-cristianos (CDU) alcanzaron 40.7%, según resultados definitivos publicados, lo que representa cinco puntos más que en la última elección en esta exregión minera, con tradición obrera y fronteriza con Francia.

Los socialdemócratas (SPD) quedaron muy distanciados en esta elección prueba , con 29.6% de los votos, según el conteo final.

Esta primera consulta del año sirvió para medir la capacidad real del nuevo líder de los socialdemócratas, Martin Schulz, de hacer tambalear en las legislativas de septiembre a la canciller Merkel tras 12 años en el poder.

El SPD retrocedió en relación con los resultados de la última elección para renovar el Parlamento Regional en Sarre, en el 2012, cuando obtuvo 30.6% de los votos.

Schulz reconoció que no es un buen resultado, pero esto no quiere decir que no ganemos en nuestro objetivo de cambio en la cancillería en septiembre.

El ministro social-demócrata de Justicia, Heiko Maas, expresó que los resultados de los comicios son una decepción para su partido.

Aunque las consecuencias de este resultado son relativas -pues Sarre sólo tiene 800,000 habitantes, apenas 1% de la población alemana-, fue un termómetro para las legislativas del 24 de septiembre.

Merkel, fortalecida

El resultado fortalece a la canciller, que en los últimos meses recibió críticas de la derecha por su política migratoria y el avance por la izquierda de los socialdemócratas en las encuestas en enero, tras la llegada a su dirigencia de Martin Schulz, expresidente del Parlamento Europeo.

Los resultados en Sarre son un revés para Martin Schulz, en tanto en las últimas encuestas nacionales predecían una lucha cerrada con el partido CDU de Merkel en los comicios de Sarre, con miras a las legislativas.