La variante delta es ya la cepa dominante del Covid-19 en Estados Unidos, según el análisis de datos realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Según las estimaciones de la agencia sanitaria, la variante delta se convirtió en la dominante en el país durante las dos semanas anteriores al 3 de julio, con un 51.7% de casos vinculados a esa cepa que se identificó por primera vez en la India.

La proporción de casos vinculados a la variante Alfa, que se identificó por primera vez en Reino Unido y que había sido dominante hasta ahora en Estados Unidos, se redujo al 28.7 por ciento.

Los datos, que muestran las proporciones quincenales estimadas de las variantes de SARS-CoV-2 más comunes que circulan en Estados Unidos, se basan en las secuencias recogidas a través del sistema de supervisión genómica nacional de los CDC desde el 20 de diciembre de 2020.

La variante Delta, que está convirtiéndose en la principal en muchos países, se transmite más fácilmente que las versiones anteriores del coronavirus y puede provocar una enfermedad de mayor gravedad, especialmente entre las personas más jóvenes. Ya se ha detectado en todos los estados de Estados Unidos, según las autoridades sanitarias.

El martes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, animó a los estadounidenses que aún no se han vacunado contra el Covid-19 a recibir la inyección para protegerse contra esta variante sumamente contagiosa y que se está propagando ampliamente.

Hasta ahora, los datos preliminares han demostrado que las vacunas fabricadas por Pfizer y BioNTech, AstraZeneca y Moderna protegen en gran medida contra la variante delta, aunque la concentración de anticuerpos que neutralizan el virus queda algo reducida.