Washington. Algunos políticos de perfil republicano pertenecientes al estado de Florida comienzan a lanzar advertencias sobre el riesgo que representa la política sobre Venezuela del presidente Trump para las elecciones del 2020.

Trump ha vinculado su belicosa retórica contra el líder autoritario de Venezuela, Nicolás Maduro, a su mensaje doméstico en una clara muestra de que está en franca lucha contra el socialismo, y al hacerlo, acusa a los demócratas por ser condescendientes con el dictador.

Pero mientras Maduro permanezca en el poder, Trump podría debilitarse porque sus estrategias frente a Venezuela serán interpretadas como débiles y, por lo tanto, el esfuerzo del presidente corre el riesgo de convertirse en un fracaso y Venezuela en una responsabilidad política de los republicanos.

“Esto podría ser otra Bahía de Cochinos en lo que respecta al sentimiento cubano”, dijo Al Cárdenas, expresidente del Partido Republicano de la Florida, refiriéndose a la fallida invasión de Cuba por parte de EU en 1961. Si Maduro fuera derrocado, dijo, el nombre de Trump se convertiría en oro en el sur de la Florida, pero si no, lo va a debilitar”.

Florida, zona estratégica

“Siempre podemos esperar una carrera muy cerrada en Florida”, expresó el exrepresentante republicano Carlos Curbelo. “Las decisiones de la administración respecto a Venezuela podrían hacer toda la diferencia, ya sea para que el presidente cruce la línea de meta en Florida o, si este esfuerzo se detiene, podría costarle a través de una derrota”, agregó.

Faltan 18 meses para las elecciones presidenciales de EU y Florida.

(El artículo completo lo podrá leer el viernes en el suplemento The Washington Post en El Economista)