El presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que permite a las pequeñas empresas unirse y comprar un seguro de salud fuera de las regulaciones de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, por su sigla en inglés), conocida como Obamacare.

Trump recurrió a la orden ejecutiva luego que los republicanos en el Congreso no lograron derogar la reforma impulsada por el gobierno anterior. Dijo que el sistema médico del país “mejorará” con su orden ejecutiva que, según afirmó, no le costará nada al erario público.

Los críticos de esta última medida de la Casa Blanca incluyen comisionados estatales de seguros, expertos en políticas de atención médica y otros dentro de la industria del seguro de salud. Argumentan que la orden llevará a la creación de un sistema de seguro de salud “sombra” que compite directamente contra los mercados de ACA, relajará las reglas para los llamados Planes de Salud Asociados que incentivan pólizas de bajo costo que duren mucho menos tiempo y que ofrecen beneficios limitados y están pensados como una opción transitoria para personas que quedan sin seguro luego de perder un empleo y antes de ingresar en otro, por ejemplo.

Esto podría implicar la suspensión de los beneficios esenciales que garantiza Obamacare, como cobertura de maternidad y salud mental.

La administración Obama dictaminó que los seguros a corto plazo no podían durar más de tres meses; Trump quiere extender eso a casi un año.

Además, la orden ejecutiva de Donald Trump tiene como objetivo ampliar la capacidad de los empleadores en el uso de dólares antes de impuestos para cubrir los gastos de salud de los trabajadores,evitando las reglas impuestas por la ACA.

El gobierno de Trump busca, por ejemplo, que los ciudadanos puedan comprar seguros médicos fuera de sus estados de residencia, algo que no está permitido bajo Obamacare.

“El coste de Obamacare ha sido tan escandaloso que está destruyendo absolutamente todo a su paso”, destacó Trump, acompañado en el acto de la firma por su vicepresidente, Mike Pence, ejecutivos del ámbito sanitario y algunos miembros del Congreso.

Anticipó también que la orden firmada “es sólo el principio” y prometió seguir tomando medidas para dar “más alivio y más libertad” a los ciudadanos a la hora de elegir sus planes de salud.