Washington. Joe Biden, candidato demócrata por la presidencia de Estados Unidos, acusó el día de ayer 22 de junio, al presidente Donald Trump de admirar a Nicolás Maduro, más allá de que hable sobre la situación que padecen los venezolanos.

El también ex vicepresidente estadounidense afirmó que, de llegar a la Casa Blanca, apoyará en la lucha por el retorno de la democracia en Venezuela, que pasa por la salida de Nicolás Maduro del poder.

“Trump habla duro sobre Venezuela, pero admira a matones y dictadores como Nicolás Maduro. Como presidente, apoyaré al pueblo venezolano por la democracia”, escribió el candidato presidencial en Twitter.

La crítica de Biden se debió a unas declaraciones que Trump ofreció al periodista Jonathan Swan para el portal web Axios, publicada el domingo, en la que dejó entrever que tiene dudas sobre su reconocimiento a Juan Guaidó como presidente encargado y dijo que podría considerar reunirse con Maduro.

Pese al apoyo de EU a Guaidó, Axios explicó que durante la entrevista Trump mostró sus reservas hacia el dirigente opositor y su desempeño e “indicó que no tiene mucha confianza” en él.

Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, se autoproclamó presidente interino del país en enero del 2019 y ha sido reconocido como tal por cerca de 60 países, liderados por Washington, que consideran ilegítimo el segundo gobierno de Nicolás Maduro por las irregularidades en las elecciones del 2018.

Guaidó “fue elegido. Yo creo que estaba necesariamente a favor, pero a alguna gente le gustaba, a otra no. A mí me parecía bien. No creo que fuera muy significativo de una u otra manera”, dijo Trump.

El día de ayer 22 de junio, sin embargo, el presidente estadounidense recurrió a Twitter para aclarar sus palabras, que generaron fuertes críticas y debates en las redes sociales.

“A diferencia de la izquierda radical, siempre estaré en contra del socialismo y con el pueblo de Venezuela. ¡Mi administración siempre ha estado del lado de la libertad y en contra del opresivo régimen de Maduro! Solo me reuniría con Maduro para discutir una cosa: ¡una salida pacífica del poder!”, expresó.

El presidente y su viraje

Los fragmentos de la entrevista de Trump al portal digital Axios difundidos el domingo por la noche plantearon un giro de 180 grados en su política de “máxima presión” hacia Venezuela, abriendo la puerta a un encuentro con el mandatario venezolano, a quien Washington no reconoce como presidente.

“Siempre digo que se pierde muy poco con las reuniones. Pero hasta ahora, las he rechazado”, agregó, refiriéndose a un encuentro con Maduro.

La legisladora demócrata por Florida Debbie Mucarsel-Powell, nacida en Ecuador, condenó las palabras de Trump e indicó que ejemplifican su “incoherencia e inconsistencias” en temas de política exterior.

Maduro dijo estar “dispuesto” a conversar con Trump. “En el momento que sea necesario estoy dispuesto a conversar respetuosamente con el presidente Donald Trump”, indicó en declaraciones a la agencia estatal de noticias AVN.