El mayor éxito del presidente estadounidense Donald Trump ha sido el probar lo inadecuado e insuficiente de las leyes federales de ética, afirmó el diario Los Angeles Times al proponer que es imperativo revisar y legislar al respecto.

Con esta administración se ha demostrado que nuestras leyes de ética actuales son insuficientes y que los estadounidenses no pueden saber con seguridad si un presidente en ejercicio toma decisiones basadas en lo que es mejor para el país o lo que es lo mejor para su propia cartera , señaló.

En uno de sus editoriales del día el rotativo en inglés advirtió que "dado el descarado descarrío" de Trump en las normas de transparencia, es imperativo que el Congreso retire posturas partidarias y considere varias recomendaciones que Walter Shaub, presidente de la oficina de Ética Gubernamental, está haciendo.

Shaub es el presidente de la oficina de Ética Gubernamental, quien entró a ese cargo en la administración del entonces presidente George W. Bush en 2001 y quien terminará con su gestión esta semana.

El presidente Trump a pesar de haber abandonado el control activo de la Organización Trump de mil millones de dólares todavía disfruta de sus enormes beneficios financieros, lo que ha hecho que la intersección entre el beneficio personal y la política pública sea extraordinariamente turbia , resaltó el diario.

Shaub ha tratado de mantener a Trump y a sus designados a una variedad de normas éticas, pero a menudo se ha visto limitado, por lo que en sus últimas recomendaciones ha señalado que es claro que necesitamos mejoras en el programa de ética existentes.

En una entrevista con el New York Times consideró que Estados Unidos "esta muy cerca de una risa" sobre la ética y diciendo que el comportamiento de Trump "crea la apariencia de beneficiarse de la presidencia".

Shaub insta a una mayor independencia para el oficial principal de ética y una autoridad más amplia para supervisar el cumplimiento dentro del poder ejecutivo, incluyendo un poder de citatorio limitado.

También recomendó que se exija a los candidatos presidenciales y vicepresidenciales que presenten sus declaraciones de impuestos a la oficina de ética y a la Comisión Electoral Federal, y que se establezcan normas de conflicto de intereses para el presidente y el vicepresidente en caso de, entre otras cosas, tener intereses financieros en entidades que hacen negocios con el gobierno federal.

Esta propuesta puede haber sido provocada por la apertura del Trump International Hotel en un edificio de propiedad del gobierno justo por la avenida Pennsylvania de la Casa Blanca.

"Todavía no se han determinado si éstas son exactamente las reformas que el país necesita. Hay, por ejemplo, preguntas acerca de si sería constitucional hacer pública la declaración de impuestos una condición para la elegibilidad presidencial", refirió.