Washington. El presidente estadounidense Donald Trump le pidió al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu que se aguante en la construcción de asentamientos judíos en tierras que los palestinos reclaman para un futuro estado independiente.

Luego de semanas de básicamente ignorar el asunto de la expansión de los asentamientos israelíes, Trump le hizo el pedido a Netanyahu en una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca antes de conversaciones privadas.

Aunque el pedido de Trump se hace eco de los de presidentes estadounidenses previos, que han considerado la construcción de viviendas israelíes en el este de Jerusalén y Cisjordania como un obstáculo a la paz en el Oriente Medio, el presidente rompió con sus predecesores en la idea del acuerdo de dos estados. Trump dijo que aunque un acuerdo así pudo haber parecido antes la solución más fácil , él estaría abierto a más alternativas si las dos partes proponen algo mejor.

Los dos mandatarios iban a discutir gestiones de paz e Irán, además de la promesa de campaña de Trump de trasladar la embajada estadounidense en Israel de Tel Aviv a Jerusalén. Reubicar la embajada sería un indicio del reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel, algo que enfurecería a los palestinos, quienes reclaman el sector oriental de la ciudad, capturado por los israelíes en la guerra de 1967, como su capital.

El martes, un alto funcionario de la Casa Blanca dijo que Trump está dispuesto a comenzar a facilitar un acuerdo de paz entre las dos partes.

Lo que es cierto es que Trump no fue beligerante con Palestina como lo hizo durante su campaña.