Filadelfia. Miles de vuelos fueron cancelados o retrasados; estudiantes recibieron el día libre o salieron antes de la escuela y el gobierno federal cerró sus oficinas en el área de Washington ayer, cuando otra tormenta invernal cubría de nueve las regiones del Atlántico Medio y el nordeste estadounidense.

El Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos informó que la tormenta podría arrojar hasta entre 20 y 30 centímetros de nieve en Filadelfia y Nueva York y aún más en Boston seguidos de un intenso frío. Una masa de aire ártico va a hacer caer el mercurio, con sensaciones térmicas de hasta 40° celsius bajo cero.

Advirtió de fuertes vientos y peligrosas condiciones para los automovilistas a medida que la tormenta ascienda por la costa este.

Casi 2,200 vuelos fueron cancelados y miles más demorados ayer, con aeropuertos desde Washington hasta Boston afectados, de acuerdo con el sitio de monitoreo de vuelos Flightaware.com. Otros 450 vuelos ya estaban cancelados para hoy.

Las escuelas en Pennsylvania, Nueva Jersey, Connecticut, Virginia, Virginia Occidental y Kentucky cerraron temprano o directamente cancelaron las clases. Algunos padres optaron por mantener a sus hijos en casa pese a que sus escuelas abrieron, por temor a las malas condiciones en los caminos.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, se vio obligado a modificar su programa de eventos inaugurales de su segundo término cancelando una fiesta nocturna en Ellis Island por temores de que la nevada hiciese peligroso viajar. La legislatura de Delaware también suspendió sus sesiones.

El Departamento de Transporte de Pennsylvania redujo el límite de velocidad en las carreteras y otros caminos importantes. Expuso además que ya se había gastado más de la mitad de su presupuesto de 189 millones de dólares para las condiciones invernales.

Las tormentas de esta temporada han significado que equipos del departamento han estado paleando nieve y tratando caminos más frecuentemente , comentó la portavoz de la agencia, Erin Waters-Trasatt.