Berlín. LAS POTENCIAS occidentales necesitan empezar a planificar para una Libia sin Muammar Gaddafi porque la salida del poder del líder libio podría ocurrir en cualquier momento, aseguró la OTAN al otorgar su endoso tácito al movimiento rebelde del país.

En los últimos dos días la alianza militar se ha involucrado en el más intenso bombardeo en Trípoli desde que la coalición inició sus operaciones en marzo pasado.

El gobierno libio ha reiterado su afirmación de que la alianza está tratando de asesinar a Gaddafi. Un grupo de reporteros internacionales contó hasta 40 explosiones en la capital durante las redadas aéreas del martes, que duraron desde la mañana hasta entrada la noche.

La OTAN, por su parte, ha negado que el objetivo principal de sus bombardeos sea Gaddafi, pero el secretario general, Anders Fogh Rasmussen, afirmó que el líder ya es historia.

La salida del líder, con más de cuatro décadas en el poder, podría tomar semanas, pero también podría suceder mañana; adonde quiera que vaya, la comunidad internacional debe estar preparada , expuso Rasmussen en una rueda de prensa posterior a una reunión de dos horas que sostuvo con los ministros de Defensa de los países que participan en la operación libia. El reinado de terror de Gaddafi está llegando a su fin y debemos estar preparados para cuando concluya , dijo Rasmussen.

Aseveró que la ONU debería asumir un papel protagónico en una Libia posterior a Gaddafi, debido a que no se tienen intenciones de utilizar tropas de la OTAN una vez que Gaddafi deje el poder.