Lampedusa. Los migrantes a bordo del buque humanitario español Open Arms desembarcarón en la isla italiana de Lampedusa, después de que la fiscalía del país ordenara la operación y declarara secuestrado el navío.

Varados desde el jueves a unos cientos de metros de la costa de la isla italiana, los migrantes socorridos por la ONG española Proactiva Open Arms  no habían podido desembarcar ante la negativa de Italia a permitirlo, pese a existir un acuerdo de seis países europeos (España, Francia, Alemania, Portugal, Luxemburgo y Rumania) para acogerlos.

Tras una inspección de la policía judicial con dos médicos, el fiscal de Agrigento (Sicilia), Luigi Patronaggio, decidió que los rescatados debían ser desembarcados en la pequeña isla siciliana, habida cuenta de la tensa situación a bordo, a pesar de que el Gobierno español que había decidido enviar un navío militar para recogerlos y llevarlos a Mallorca después de que algunos de ellos saltaron por la borda.

Las cadenas de televisión italianas mostraron imágenes de los migrantes descendiendo del navío, amarrado en el puerto de Lampedusa, la noche del martes.

El barco atracó en el puerto de Lampedusa justo después de las 23:00 hora local de este martes

“Tras 19 días, desembarcaremos hoy en Lampedusa. Se incautará el barco temporalmente, pero es un costo que (Open Arms) asume para asegurar que las personas a bordo puedan ser atendidas”, tuiteó el fundador de la oenegé, Oscar Camps.

Habrá una investigación

El fiscal italiano también abrió una investigación “contra desconocidos” por secuestro de persona, una acusación indirecta contra el ultraderechista Matteo Salvini, quien indicó en Facebook que la investigación apuntaba directamente contra él.