Kabul. Un insurgente suicida vestido como policía se hizo explotar en medio de una reunión de altos mandos afganos y de la OTAN este sábado, matando al Jefe de la policía afgana y dejando heridos al Comandante alemán en Afganistán y a varios otros comandantes, confirmó el gobierno.

El ataque ocurrió durante una reunión de seguridad en la oficina del gobernador de la provincia de Takhar, una región relativamente pacífica del país. El tema de la reunión era cómo evitar la penetración del Talibán en la región norte, en especial en la provincia de Kunduz, en donde un hombre abrió fuego y detonó los explosivos que llevaba adheridos a su cuerpo.

La explosión suicida dejó al menos cuatro afganos muertos, incluyendo al general Daud Daud, el policía de mayor rango en el norte de Afganistán, el Jefe de Policía de Takhar, y el Secretario de Gobierno. Resultaron heridos al menos otros 10, incluyendo al comandante alemán en el país, general Markus Kneip. Según el diario alemán Der Spiegel, dos de los ayudantes del general también murieron. 

El Talibán de inmediato se acreditó el ataque, el más reciente de su campaña contra altos mandos. La escalada de violencia demostró la capacidad del Talibán para infiltrar instalaciones presuntamente seguras del gobierno.

El Presidente de Afganistán, Hamid Karzai, denunció el ataque como un acto salvaje de terrorismo . El gobernador de Takhar fue trasladado a un hospital de Kabul, y hasta el domingo la condición del militar alemán seguía delicada. 

También el domingo, el Presidente Karzai giró instrucciones a su Ministro de la Defensa de prohibir todas las operaciones nocturnas de tropas de la OTAN.