El gobierno sueco presentó este miércoles un plan de acción para intentar frenar la violencia contra las mujeres, después de una serie de feminicidios que provocaron rabia y movilizaron a este país que se dice pionero en los derechos femeninos.

El plan de 40 puntos prevé incrementar la prevención y también contempla condenas más severas para los autores de los crímenes.

También se estipulan sanciones más severas para quien viole órdenes de alejamiento, cometa violaciones y delitos de violencia doméstica.

Además, el gobierno quiere ampliar los alojamientos protegidos y prevé aumentar las órdenes que restrinjan los contactos, en caso de mujeres que hayan sufrido violencia machista.

Su publicación coincide con los asesinatos de cinco mujeres en tres semanas, todas ellas muertas a menos de hombres, la mayoría sus exparejas.

"Si hay una sola mujer asesinada o maltratada, nuestra tarea no ha terminado", dijo ante la prensa la ministra para la Igualdad de sexos, Marta Stenevi.

Olga Persson, presidenta de Unizon, una asociación con más de 100 centros de acogida de mujeres en Suecia, aseguró que el plan era esperado desde hace años.

La responsable se felicitó por los nexos que este plan establece entre la violencia contra las mujeres y la prostitución y por la posibilidad de que algunos crímenes violentos contra las mujeres se consideren crímenes de odio.

Sin embargo, al plan le faltan por ahora financiación para las medidas previstas y estructuras de seguimiento, lamentó.