Berlín. El futuro canciller alemán, Olaf Scholz, afirmó el día de ayer 30 de noviembre, estar a favor de la vacunación obligatoria contra el Covid-19 para detener la nueva ola de la pandemia, informaron sus colaboradores.

Scholz "dice sentir que hay debate sobre la cuestión entre los diputados", explicó su entorno, y "señaló que vería de buen grado esta norma", durante una reunión entre la canciller saliente, Angela Merkel, y los dirigentes de 16 regiones alemanas, que podría concluir con un aumento de las restricciones sanitarias.

Afirman que los principales impactados por la vuelta de las restricciones serían los bares y los clubes.

Alemania evitó hasta ahora la opción de imponer la vacunación, que sí aplica su vecino Austria, y que cuenta ahora con la aprobación de dos tercios de los alemanes, según un sondeo de los medios RTL y ntv.

Esta medida debería ser aprobada por el parlamento alemán.

Sin embargo, la obligación se votó recientemente para el personal de las residencias de jubilados y en los hospitales, así como a los soldados del Ejército. La medida será efectivo dentro de poco.

La situación sanitaria es muy tensa, con una tasa de incidencia, el día de ayer, del 452.2 por 100.000 habitantes. El 68.5% de los alemanes tiene la pauta completa de vacunación, cerca de 57 millones de personas.