Un segundo caso de ébola surgió en Sierra Leona, luego de que los funcionarios de salud pensaban que la epidemia se había terminado, un familiar cercano de la primera nueva víctima dio positivo del virus que ha matado a más de 11,000 personas, informaron el jueves 21 de enero las autoridades.

Alrededor de 150 contactos de la primera víctima han estado bajo supervisión y el nuevo paciente fue puesto en cuarentena.

INFOGRAFÍA: La epidemia de ébola más grave de la historia

La portavoz del ministerio de salud, Sidi Yaya Tunis, dijo que el paciente nuevo fue una de las personas que preparó el cuerpo de la primera víctima para ser sepultado. La mujer de 22 años murió a mediados de enero y a sus familiares les fue permitido realizar el funeral tradicional, ya que las autoridades en ese momento no sospechaban que hubiera muerto de ébola.

El ébola se propaga por contacto directo con los fluidos de las víctimas, y los cadáveres son especialmente contagiosos. Los funerales tradicionales en la región, en los que los dolientes tocan los cadáveres, fueron una de las principales fuentes de transmisión del virus durante la epidemia en Sierra Leona, Liberia y Guinea.

NOTICIA: Ébola persiste hasta nueve meses en hombres infectados

Los casos nuevos en Sierra Leona marcan un importante revés para la región, ya que la transmisión del virus parecía haberse detenido. Incluso cuando anunció el aparente fin de la epidemia, los funcionarios de la Organización Mundial de la Salud advirtieron que aún eran posibles brotes de nuevos casos.

NOTICIA: Ébola nos preparó para epidemias de impacto global: ONU

Sin embargo, los nuevos casos en Sierra son particularmente preocupantes para los expertos porque nadie identificó a la primera víctima como una paciente de ébola y no se tomaron las precauciones para sepultarla y prevenir infecciones. No hubo casos conocidos en Sierra Leona durante dos meses y aún se desconoce con exactitud cómo contrajo el virus la mujer de 22 años.

rarl