Los senegaleses votaron en calma en la primera vuelta de una elección presidencial con 14 aspirantes en liza, entre ellos el presidente saliente Abdoulaye Wade, cuya candidatura que rechaza la oposición, fue causa de violencia en las últimas semanas.

Unos 5.3 millones de electores fueron convocados a votar en la elección de mayor riesgo de la historia de Senegal, debido a la candidatura del presidente Wade, de 85 años, elegido en 2000 y reelegido en 2007, que aspira a un nuevo mandato de 7 años.

La violencia dejó entre 6 y 15 muertos y decenas de heridos en un mes.

Los llamamientos de varios candidatos, entre ellos el presidente Wade, a sus partidarios para "garantizar" el voto y "proteger" sus papeletas para evitar cualquier fraude, hicieron temer lo peor, aunque finalmente la jornada se desarrolló en calma.

El ex presidente nigeriano Olusegun Obasanjo, jefe de la misión de observación de la Unión Africana (UA) pidió el sábado que se "evite el caos" limitando a dos años el mandato del presidente saliente Abdoulaye Wade en caso de que gane.

El Movimiento del 23 de junio (M23) -coalición de partidos de oposición y organizaciones de la sociedad civil- ha propuesto que se organice una nueva elección presidencial, "en un plazo de seis a nueve meses", en la "que el presidente Wade se comprometa a no presentarse".

En un comunicado difundido el jueves, el M23 advirtió que una elección "transparente, libre y fundada sobre el respeto de la Constitución es imposible debido al clima de inseguridad general".

Para la oposición, la nueva candidatura de Wade es "ilegal", pues ha agotado los dos mandatos legales tras su elección en 2000. En cambio, sus seguidores sostienen que las reformas de la Constitución en 2001 y en 2008 le dan el derecho de volver a presentarse.

La mayoría de los 13 candidatos que enfrentan a Wade forman parte del M23. Los cuatro principales son tres de sus ex primeros ministros, Moustapha Niasse, Idrissa Seck y Macky Sall, a quienes se suma Ousmane Tanor Dieng, líder del Partido Socialista (PS), la formación que dirigió el país de 1960 a 2000.

El colectivo de jóvenes "Estamos hartos", que lideran el combate contra una nueva candidatura del presidente saliente, muy escuchado en los barrios populares de Dakar donde nació hace más de un año, pidió votar "masivamente" con una sola consigna "Todo excepto Wade".