Washington. El director de inteligencia Nacional, Daniel Coats, dejará su cargo el próximo mes, anunció el presidente Trump, poniendo punto final a una relación complicada en la que los dos han estado en desacuerdo sobre la conveniencia de negociar con Rusia, el estado del programa de armas nucleares de Irán y la migración, temas de la agenda electoral del 2020.

Trump también anunció que nombrará al representante republicano John Ratcliffe como sucesor. Se trata de un congresista que está ocupando su escaño por tercera ocasión.

Ratcliffe lanzó una enérgica defensa de Trump el pasado miércoles durante el interrogatorio al exfiscal especial Robert S. Mueller III sobre por qué había investigado al presidente por una posible obstrucción de la justicia en su investigación sobre la interferencia en las elecciones rusas.

Durante un programa de Fox News, Ratcliffe calificó el informe de Mueller como un documento no confiable escrito por asesores y abogados de Hillary Clinton.

El Departamento de Justicia está investigando los orígenes de la investigación, que también examinó la posible coordinación entre Rusia y la campaña de Trump. El informe de Mueller “identificó a numerosos individuos vinculados con el gobierno ruso y con colaboradores de la campaña Trump”, pero encontró que “la evidencia no era suficiente para apoyar cargos penales”.

Trump calificó a Ratcliffe como un “congresista altamente respetado” que “liderará e inspirará la grandeza del país que ama”. Agradeció a Coats “por su gran servicio a nuestro país”.

Durante meses, Coats entendió que su relación con Trump se había desgastado hasta el punto de que su partida era inevitable, según un exfuncionario de Inteligencia que habló bajo la condición de anonimato para discutir el delicado tema.

Recomendación

En julio del 2018, mientras hablaba en una conferencia de seguridad nacional en Aspen, Colorado, el jefe de Inteligencia criticó a los funcionarios de la Casa Blanca, al decir que si el presidente le hubiera pedido consejo le habría dicho que no se reuniera en privado con el presidente ruso, Vladimir Putin, en su cumbre en Helsinki.

Ambos se reunieron sin asesores del presidente Trump.