Desde la llegada de Luis Videgaray a la torre de Relaciones Exteriores de la avenida Juárez, las olas diplomáticas se mueven a un ritmo pocas veces observado.

Ayer por la tarde, el comunicado No. 341 revelaba que el embajador de la República Popular Democrática de Corea, Kim Hyong Gil, tiene 72 horas para abandonar el país tras ser declarado persona non grata.

Desde mayo del 2004, México no había tomado una decisión similar a la que tomó.

Por motivos de injerencia, el 3 de mayo del 2004 el gobierno de Vicente Fox pidió al embajador cubano Jorge Bolaños abandonar el país y declaró persona non grata al consejero para Asuntos Políticos, Orlando Silva. Eran los tiempos del comes y te vas , de Fox a Fidel Castro.

Ahora, la decisión que anunció la cancillería detona varias interrogantes, comenzando por la más lógica: ¿por qué?

En el comunicado, el gobierno mexicano señala que Corea del Norte ha cometido flagrantes violaciones al derecho internacional y a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) al realizar ensayos nucleares y lanzar misiles con tecnología balística de largo alcance .

Es cierto; sin embargo, la decisión llega en el momento en que China se ha convertido en un vértice estratégico para no interrumpir el diálogo entre Estados Unidos con Corea del Norte.

El propio Donald Trump ha reiterado públicamente la necesidad de que China participe en la negociación con Pyongyang.

El presidente chino Xi Jinping criticó la última advertencia de Estados Unidos sobre Corea del Norte, que consiste en bloquear a los países que sostengan relaciones comerciales con Corea del Norte. Al parecer, Pekín tradujo la amenaza como una línea roja.

La bomba de hidrógeno

El pasado domingo, el presidente norcoreano, Kim Jong-un, ordenó detonar una bomba cuya fuerza fue 10 veces superior a la de la bomba atómica estadounidense Little Boy, que destruyó la ciudad japonesa de Hiroshima en agosto de 1945 .

Todo indica que, ahora, la línea roja la ha pintado Estados Unidos.

Ayer, fue la Unión Europea la que anunció que pronto anunciará nuevas sanciones. Posiblemente, a las económicas sume diplomáticas.

México ya lo hizo

En términos geoestratégicos, no existen vínculos entre México y Corea del Norte. Al entrar a la página de la Secretaría de Economía, el comercio bilateral es inexistente. México no tiene embajada en Pyongyang, mientras que el país asiático sí la tiene en la colonia Anzures.

Lo que no sabemos

Declarar persona non grata a un diplomático revela que existió un agravio profundo en contra del país en el que se encuentra.

¿Qué fue lo que hizo Kim Hyong Gil? Entre los escenarios posibles está el espionaje.

Hoy más que nunca México es de gran interés para Kim Jong-un. Al ser vecinos de Estados Unidos, probablemente la actividad de los norcoreanos en México ha crecido de manera significativa.

No es difícil que agentes de la CIA hayan encontrado pruebas sobre operaciones de inteligencia de los asiáticos en nuestro país destinadas a socavar los equilibrios geoestratégicos de Estados Unidos.

Otro escenario presenta a un Videgaray activo, como lo ha sido en Venezuela. Un escenario positivo donde México comience a ser un actor global activo.

La decisión no deja de sorprender. Faltan variables de contexto.

  • México no tiene relación comercial con el gobierno de Kim Jong-un.
  • Declarar persona non grata al diplomático norcoreano revela que hubo un agravio en contra de México.
  • Para el país asiático, México se convierte en una arena de operación estratégica por el conflicto que tiene con EU.
  • Corea del Norte tiene cinco embajadas en países de América Latina y el Caribe: Brasil, Cuba, Perú, Venezuela y México.
  • México no cuenta con embajada en Corea del Norte.