Ayer, Mitt Romney ganó la primaria presidencial republicana en Arizona, pero mantuvo una reñida batalla con Rick Santorum en el decisivo concurso de Michigan.

Las casillas se cerraron a las 8 de la noche en ambos estados. La Associated Press declaró a Romney ganador en Arizona con base en las encuestas de salida. En ese estado, Romney había mantenido un amplio margen en las preferencias en encuestas anteriores, eso, más el apoyo de la gobernadora Jan Brewer y un contingente importante de votantes mormones fue lo que lo encumbró a la victoria.

Sin embargo, en Michigan, Santorum mantuvo una estrecha ventaja de 1 punto porcentual en las primeras etapas del concurso en el estado donde Romney se crió y donde su padre sirvió como Gobernador. Ese margen estaba lejos de ser seguro, ya que con 71% de las casillas computado, Romney superó esa ventaja al colocarse 4 puntos por arriba de Santorum en un 41 sobre un 37%, lo que le significó el triunfo.

Mientras se efectuaba la votación, la contienda se convirtió en una carrera de insultos. Santorum llamó Romney un Bully , y Romney llamó a Santorum un peso ligero de la economía que se dedicaba a los trucos sucios.

Particularmente, Romney atacó a Santorum por una reciente llamada automatizada en la que Santorum urgió a los demócratas a votar por él en la primaria abierta de Michigan. Bajo las reglas del estado, los votantes registrados como demócratas pueden votar por la candidatura del Partido Republicano.

Si queremos que los republicanos voten para designar al republicano que contienda contra Barack Obama, necesito que los republicanos salgan a votar y digan no a los trucos sucios de una campaña desesperada , indicó Romney.

Las primeras encuestas en Michigan parecían mostrar que la campaña negativa había hecho mella en los republicanos del estado. Menos de la mitad de los votantes afirmaron que apoyaban a su candidato fuerte .

Las encuestas también mostraron que un gran número de demócratas de Michigan cruzaron las líneas partidistas y sufragaron en el concurso republicano.

Aproximadamente uno de cada 10 votantes ayer se identificó como demócrata.