El exgobernador de Massachusetts, Mitt Romney, ganó los caucus de Maine, así como una encuesta entre los activistas que asistieron a la Conferencia Anual de Acción Política Conservadora en Washington; victorias que espera le ayudarán a recuperar el impulso luego de haber perdido las tres contiendas de la semana pasada.

Romney no obtendrá delegados de estas victorias, aunque los resultados de estos caucus podrían ser el reflejo de una convención estatal en mayo cuando Maine aportará 24 delegados.

Sin embargo, en conjunto, las dos victorias podrían dar impulso a Romney, quien se había enfrentado a preguntas difíciles la última semana sobre si su campaña es capaz de animar a la base conservadora del Partido Republicano.

En Maine, Romney ganó 39% de los votos; Ron Paul tuvo 36% de los votos, mientras que Rick Santorum logró 18 por ciento. El expresidente de la Cámara Newt Gingrich, sólo ganó 6 por ciento.

El pequeño concurso de Maine, menos de 5,600 votos fueron emitidos, adquirió importancia en los últimos días debido a las nuevas preocupaciones de Romney sobre su capacidad para unir al partido republicano después de perder el martes contra Santorum en Missouri, Minnesota y Colorado.

Maine fue la única oportunidad para Romney de reconfigurar la narrativa de la carrera y una derrota habría sido un duro revés.

Los republicanos no votarán nuevamente sino hasta las críticas primarias en los estados de Arizona y Michigan el 28 de febrero, seguidas por el Super Martes del 6 de marzo, cuando 10 estados celebrarán elecciones.

En el sondeo llevado a cabo en Washington, Romney ganó 38% de los votos con 3,408 sufragios en su favor, con lo cual obtuvo un saludable colchón sobre 31% ganado por Santorum. Gingrich ganó 15% de los votos y Paul 12 por ciento.