Tampa. Ayer, un combativo Mitt Romney enfatizó su llamado a Newt Gingrich para hacer públicos los registros de su trabajo como consultor y especuló que esos documentos, así como los registros de una investigación ética de la Cámara durante su tiempo como Presidente de ésta podrían evidenciar una actividad potencialmente ilegal de algún tipo .

Veamos esos registros de la investigación de ética. Vamos a ver quiénes fueron sus clientes mientras que presionaba a los congresistas republicanos para aprobar el programa Medicare Part D , comentó Romney.

¿Acaso trabajó él o alguna de sus entidades para cualquiera de las empresas de salud que podrían haberse beneficiado de eso? Eso podría representar no sólo las pruebas de presión, sino una actividad potencialmente ilegal , abundó.

Romney no ofreció evidencia acerca de que supiera sobre alguna actividad ilícita de Gingrich ni sus asesores al ser presionado por los periodistas. Esta acusación es la última señal de que Romney busca frenéticamente una forma de entorpecer el impulso de Gingrich, alimentado luego de su sorprendente victoria el sábado en las primarias de Carolina del Sur.

Romney y sus acompañantes de campaña esperan colocar a Gingrich a la defensiva previo al debate republicano de la NBC y la primaria de Florida a efectuarse el próximo martes.