Madrid.- El jefe de gobierno español Mariano Rajoy afirmó que no le "temblará la mano" ante casos de corrupción, si así los hubiera dentro de su partido, el cual se enfrenta a un nuevo escándalo revelado el viernes por la prensa.

"Hoy lamentablemente nuestro partido es objeto de polémica. Yo quiero deciros a todos que estéis tranquilos. El Partido Popular siempre ha reaccionado con transparencia y con rigor cuando ha estado en cuestión", declaró durante una reunión del PP en Almería.

"Si alguna vez tengo conocimiento de irregularidades o de conductas impropias que afecten a militantes de nuestro partido, no me temblará la mano", agregó.

El viernes, citando "cinco fuentes solventes de las sucesivas direcciones del partido", el diario El Mundo afirmó que el extesorero del PP, Luis Bárcenas, distribuyó durante veinte años sobres que contenían entre 5,000 y 15,000 euros a dirigentes del partido como sobresueldos.

"Rajoy, que, según fuentes del PP, no cobró nunca esos complementos, instruyó a (la número dos del PP María Dolores de) Cospedal para acabar con esta práctica en 2009", añadió El Mundo, calificando este asunto de "bomba atómica" para el partido.

Rajoy advirtió el sábado que el PP habrá de comportarse de modo "ejemplar" y "honrado".

"Debemos ser más ejemplares, si cabe, en nuestras conductas porque la gente, y con razón, así nos lo exige", declaró.

Muchos españoles lo están pasando muy mal, está haciendo frente a muchas dificultades en su vida diaria, y solamente les podemos pedir esfuerzos y sacrificios si nuestros compatriotas ven que nuestro comportamientos está fuera de toda sospecha. Debemos ser honrados", estimó.

klm