Nueva York. Los máximos directivos de Twitter, Google y Facebook enfrentaron duras críticas de los senadores estadounidenses el día de ayer 28 de octubre, sobre la forma en que se moderan los contenidos en sus plataformas, un tema candente a menos de una semana de las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Sundar Pichai (Google), Mark Zuckerberg (Facebook) y Jack Dorsey (Twitter) ofrecieron sus comentarios de apertura por videoconferencia a los miembros del Comité de Comercio de la cámara alta del Congreso, defendiendo ampliamente la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que protege a las plataformas de demandas relacionadas con contenido publicado por terceros.

Cuando la audiencia llevaba algo más de una hora, la conversación se convirtió en un acalorado intercambio entre senadores de ambos partidos.

El senador Ted Cruz cargó contra el CEO de Twitter, Jack Dorsey, después de que este último dijera que su plataforma no tiene influencia sobre las elecciones.

“¿Quién demonios le eligió y le puso a cargo de lo que los medios pueden reportar y lo que el pueblo estadounidense puede escuchar?”, preguntó Cruz. Antes de la audiencia, el senador publicó una imagen en Twitter titulada “Duelo por la Libertad de Expresión: Cruz vs Dorsey”, que le mostraba enfrentado al jefe de Twitter.

El comité no pudo contactar con Mark Zuckerberg, de Facebook, y declaró un corto receso. Apareció poco después diciendo que “tuve problemas para conectarme”.

Asimismo, indicó que apoya cambiar la ley, aunque advirtió que es posible que las plataformas tecnológicas censuren más para evitar riesgos legales si se rechaza la Sección 23.

“Público mal informado”

El republicano Roger Wicker, quien preside el comité, pidió una reforma profunda de la ley para incrementar la responsabilidad de los gigantes tecnológicos.

“Mi preocupación es que estas plataformas se han convertido en un poderoso árbitro de la verdad y el contenido”, dijo el senador de Mississippi.

“El público estadounidense en general está mal informado sobre el proceso de toma de decisiones cuando el contenido es moderado y los usuarios tienen pocos recursos cuando son censurados o restringidos”, agregó.

Wicker enfiló su artillería hacia Twitter, a la que acusó de parcialidad en su moderación de los mensajes publicados, al considerar que los funcionarios conservadores, comenzando por el propio presidente Donald Trump, eran objetivos excesivamente atacados.

“Su plataforma permite que dictadores extranjeros publiquen su propaganda sin restricciones, mientras usted limita sistemáticamente al presidente de Estados Unidos”, lanzó a Dorsey. El jefe de Twitter se defendió asegurando que la red reacciona lo más rápido posible para moderar los contenidos considerados inapropiados, sean cuales sean.