La aplicación del Plan Integral de Desarrollo para Centroamérica detonará la actividad económica en el sureste mexicano así como de Guatemala, Honduras y El Salvador, confió el embajador de México en Honduras, David Jiménez González.

“Yo pienso que el Plan de Desarrollo Integral será un instrumento fantástico, muy bueno para la región. Se van a incorporar proyectos muy importantes como de gas y microseguros. Y hay algo muy importante esto va a evitar que emigren muchas de las personas que hoy lo hacen por la necesidad ante las condiciones difíciles en sus países”, opinó tras asistir a un evento en la cancillería mexicana.

Destacó que con el financiamiento al plan se buscará dar garantía y seguridad a trabajadores, por ejemplo, en el caso de Honduras pequeños productores agricultores suelen verse afectados por condiciones climatológicas.

“En Honduras hay una altísima tasa de pobreza y de pobreza extrema, tenemos no solamente condiciones de carácter económico que ha afectado la vida social y económica de estos países sino también fenómenos naturales que han venido afectando a agricultores, se pretende también de cierta manera darle una garantía y una seguridad a aquellos pequeños agricultores que en su momento pudieran resentir el efecto de estos siniestros naturales que desafortunadamente se llegan a presentar”, detalló.

El diplomático agregó que la generación de empleos tanto directos como indirectos contribuirá a la reactivación de la economía de los países involucrados por lo que podría ayudar a reducir los flujos migratorios.

“Se van a incorporar proyectos interesantes y muy importantes, no obstante, México se seguirá apegando a mantener una migración ordenada, segura y regular respetando los derechos humanos”, dijo.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, informó que el próximo lunes la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentará el plan de desarrollo el cual se compone de 30 recomendaciones.

abr