San Diego. La senadora estatal de California Lori Hancock presentó una iniciativa para terminar con la pena de muerte en el estado, y sustituirla por cadena perpetua.

La legisladora demócrata por Berkeley calificó a la pena capital como "un error", que ha costado unos 4,000 millones de dólares desde la década de 1970, cuando se restauró en el estado.

"En momentos en que nuestras escuelas, nuestros servicios de salud y familias pobres sufren por falta de presupuesto, no podemos darnos el lujo de gastar una fortuna en la pena de muerte", expresó la senadora.

Si la iniciativa es aprobada y la refrenda el gobernador Jerry Brown, sería presentada a referendo al electorado en las elecciones de 2012.

La propuesta fue presentada luego que un estudio informara que el estado invierte 308 millones de dólares por cada ejecución aplicada desde 1978, cuando la pena capital se restableció en California.

Además, el estado gasta por lo menos 184 millones de dólares en abogados de oficio y otras representaciones legales de los condenados a muerte y en procuradores e investigadores vinculados.

El estudio "ejecutando el camino de los electores: un mapa para enmendar o terminar con la debacle de la multimillonaria pena de muerte en California", presenta tres opciones: invertir más recursos, reducir las condenas a muerte o terminar con ese castigo.

La senadora Hancock aseguró que además del costo económico, las familias de los sentenciados a muerte merecen justicia, pues cada caso toma unos 20 años.

Actualmente hay 714 condenados a muerte en California. La pena capital está detenida por una demanda que argumenta que la aplicación de la inyección letal no garantiza la muerte sin agonía de los reos.

EISS