Washington.- El comandante saliente de las operaciones militares estadounidenses en Afganistán, general David Petraeus, dijo el jueves que no está de acuerdo con la decisión del presidente Barack Obama de retirar las tropas del país islámico, pero descartó dimitir en señal de protesta.

Petraeus, el comandante saliente de la coalición liderada por la OTAN en Afganistán, dijo ante el Comité de Inteligencia del Senado que prefería un plazo más modesto para el retiro de tropas, pero que era su deber cumplir con esa decisión.

Consultado por el senador Carl Levin si estaba dispuesto a renunciar por discrepancias sobre políticas de guerra, Petraeus dijo: "No creo que sea el lugar para que un comandante considere ese tipo de decisión, a menos que esté en una situación muy, muy grave".

Petraeus dijo que ha recibido correos electrónicos sugiriendo que debería renunciar en señal de protesta.

"Hay gente que envió correos y decir eso", dijo.

El oficial de cuatro estrellas, elogiado por muchos legisladores por su rol en revertir la guerra en Irak, dijo que Obama terminó optando por un retiro de tropas más "agresivo" en Afganistán de lo que él y sus compañeros oficiales recomendaban.

Pero Petraeus dijo que el presidente estadounidense tenía que considerar más factores que los meramente militares.

Dijo que es "comprensible en el sentido de que hay consideraciones más allá de las del mando militar", en una aparente referencia a las presiones políticas y financieras que enfrenta Obama.

"Con una decisión tomada, obviamente apoyo eso y haré todo lo que pueda durante el restante de mi tiempo como comandante... para implementarla", dijo al Comité de Inteligencia del Senado.

RETIRO AGRESIVO, MULLEN

Por separado, el almirante Mullen coincidió que el calendario de retiro de Afganistán fue más agresivo que el que hubiera querido el Estado Mayor Conjunto, pero expresó su apoyo al igual que Petraeus.

"Más fuerzas en más tiempo es, sin duda, un curso de acción más seguro", dijo al Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes. "Pero no necesariamente lo hace el mejor curso de acción".

Antes, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, defendió en el Senado la decisión de Obama de poner en marcha el retiro de 33,000 efectivos estadounidenses entre el mes de julio de este año y septiembre de 2012.

"El presidente tomo la decisión adecuada", dijo Clinton ante los miembros del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, alguno de los cuales guardan posiciones discrepantes sobre la permanencia o salida de tropas. 'Creemos que será suficiente', añadió.

Obama anunció la noche del miércoles el retiro de 10,000 tropas estadounidense de Afganistán este año y otras 23,000 para finales del verano del próximo año, en momentos que Estados Unidos busca recortes al presupuesto federal.

Estados Unidos mantiene en la actualidad 99,000 tropas en Afganistán. Con el retiro de los 30,000 soldados en los siguientes meses, la fuerza estadounidense en el país quedará en los niveles previos al repunte de fuerzas aprobado por Obama en 2009.

El primer contingente de 10,000 soldados iniciará la retirada a partir de este mes, en tanto que la salida del segundo deberá quedar completada para septiembre de 2012.

apr