El Pentágono anunció este jueves que pondrá fin a sus operativos en una base aérea en Gran Bretaña y la entregará junto con otras 14 instalaciones en Europa a los gobiernos que las acogen, una medida que le ahorrará 500 millones de dólares anuales, en medio de los recortes al presupuesto militar de Estados Unidos.

El Pentágono informó que desviaría las operaciones especiales aéreas, de tanques y las tareas de reconocimiento de la base de la RAF Mildenhall, situada al noreste de Londres, y que retiraría 3,200 efectivos militares y a sus familias en los próximos años.

erp