Los gobernantes africanos firmaron el miércoles un acuerdo de libre comercio que es considerado el más grande desde la creación de la Organización Mundial de Comercio. El nuevo pacto crea un mercado continental de 1,200 millones de personas con un producto interno bruto combinado de 3.4 billones de dólares. Uno de sus grandes objetivos es promover el comercio dentro de África y depender menos de la volatilidad de los precios de las materias primas.

El objetivo es que el acuerdo, formado por 44 de los 55 miembros de la Unión Africana, entre en vigencia para fines de año, dijo el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat. Cada estado debe ratificar el acuerdo, pero aún no hay acuerdo sobre cuántos países deben hacerlo para que el acuerdo entre en vigencia.

"Nuestros pueblos, nuestra comunidad empresarial y en particular nuestra juventud no pueden seguir esperando a que se eliminen las barreras que dividen nuestro continente, impiden su despegue económico y perpetúan la miseria, aunque África está dotada de abundancia de riquezas", dijo Mahamat. Exhortó a continuar los esfuerzos para "refutar aquellos que, fuera de África, siguen pensando con casi indisimulada condescendencia que nuestras decisiones jamás se materializan".

Restan algunos obstáculos. El presidente de Nigeria, una de las mayores economías del continente, faltó a la cumbre debido a las protestas sindicales. Adicionalmente, se prevé que las economías más grandes serán las mayores beneficiarias, lo cual podría alentar las migraciones desde los países más pobres.

Sin embargo, algunas de las economías más fuertes y de mayor crecimiento del continente, como Ghana, Kenia y Etiopía, firmaron el acuerdo. El nuevo presidente sudafricano expresó su apoyo, pero no se informó que estuviera entre los firmantes.

"África es más fuerte cuando trabajamos juntos", dijo el presidente de Niger, Mahamadou Issoufou, quien encabezó las gestiones para lograr el acuerdo.

erp