El PIB de Brasil se contrajo 1.5% en el primer trimestre de 2020 respecto al trimestre anterior, según datos divulgados este viernes que muestran el impacto inicial de las medidas de cuarentena adoptadas desde mediados de marzo para contener la pandemia de coronavirus.

La caída coincide con la estimación promedio de 48 analistas consultados por el diario económico Valor. La contracción respecto al mismo trimestre de 2019 fue de 0.3%, precisó el instituto oficial de estadísticas IBGE.

En el primer trimestre, el Producto Interno Bruto de la mayor economía latinoamericana fue lastrado por una contracción de 1.6% del sector servicios y de 1.4% de la industria, en tanto que la agricultura tuvo un crecimiento de 0.6 por ciento.

"En Brasil sucedió lo mismo que en otros países afectados por la pandemia, con un retroceso de los servicios dirigidos a las familias debido al cierre de establecimientos. Bienes duraderos, vehículos, vestuario, salones de belleza, gimnasios, vivienda, alimentación, sufrieron bastante con el aislamiento social", explicó Rebeca Palis, coordinadora de estadísticas de cuentas nacionales del IBGE.

Los gobernadores de varios estados, incluyendo los de Sao Paulo y Rio de Janeiro, los más ricos del país, ordenaron en la segunda quincena de marzo cuarentenas parciales para frenar la pandemia que desde entonces acumula más de 400,000 contagios y más de 26,000 muertos en Brasil.

Las medidas se adoptaron en medio de polémicas con el presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro, que las critica por sus impactos en la economía.

Los datos de marzo prefiguran un segundo trimestre en caída libre: la producción industrial se derrumbó un 9.1% respecto a febrero y el sector de servicios 6.9%. La producción de automóviles prácticamente cesó (-99 por ciento).

Según la estimación promedio de valor, el PIB del periodo abril-junio debería registrar una contracción de 11.1 por ciento.

El gobierno y los analistas prevén mejoras en el segundo semestre. Pero los inversores estiman que 2020 cerrará con una recesión de 5.9%, según la última encuesta Focus de expectativas de mercado realizada semanalmente por el Banco Central.

La crisis ya está teniendo un fuerte impacto en el mercado laboral. La tasa de desempleo en Brasil aumentó a 12.6% en el trimestre febrero-abril (comparada con el 11,2% en el periodo noviembre-enero) y el país perdió 4.9 millones de puestos de trabajo, según datos oficiales divulgados el jueves.