La oposición senegalesa lanzó este sábado "la resistencia" al presidente Abdoulaye Wade, de 85 años, a pesar de que el Consejo Constitucional validara su candidatura a las elecciones presidenciales de febrero lo que provocó graves incidentes en varias ciudades.

Las formas de esta "resistencia" aún no fueron precisadas, pero desde este sábado rechazan una ola de arrestos de responsables y partidarios del Movimiento 23 de junio (M23), que reagrupa a partidos de la oposición y organizaciones de la sociedad civil que se oponen a la candidatura de Wade.

Nos organizamos para hacer frente a la opresión a través de la resistencia, y lanzamos un llamado al conjunto de los senegaleses para que estén listos", declaró a la prensa Macky Sall, uno de los dirigentes del M23, candidato a la presidencial, junto a otros líderes del movimiento.

Según el M23, "decenas" de militantes y responsables fueron detenidos el sábado en todo el país, entre ellos su portavoz Alioune Tine, célebre defensor de los derechos humanos en Africa, quien se encontraba el sábado por la noche en la División de Investigaciones Criminales de la policía en Dakar.

El viernes el Consejo validó la candidatura de Wade, de 85 años, pero rechazó la del músico Youssou Ndour, decisiones que hicieron estallar la ira popular.

Un policía fue linchado en Dakar, hubo disturbios e incendios en varios barrios y enfrentamientos de manifestantes con la policía en la capital y en Thies, Kaolack, Matam, Tambacounda, en cuanto se conoció la validación de la cuestionada candidatura de Wade.

El gobierno abrió una investigación por este "crimen odioso".

El sábado, la calma había vuelto a Dakar, donde aún podían verse los resultados de la violencia: negocios incendiados, calles sembradas de piedras, neumáticos quemados.

La decisión del Consejo era esperada con ansiedad y la violencia era previsible de parte de los senegaleses, en particular de los jóvenes, decepcionados por los doce años de gestión del presidente Wade y enfrentados al desempleo, a la carestía, a la escasez y a los cortes de agua y electricidad.

Además de la candidatura de Wade, el Consejo validó la de otros trece candidatos de los diecisiete que se presentaron y rechazó, entre otras, la de Ndour, una estrella internacional de la música, alegando que no presentó un número válido de firmas de apoyo de electores a su nombre.

"Soy candidato y lo seguiré siendo", dijo el cantante.

En una conferencia de prensa que ofreció luego de presentar un recurso al Consejo Constitución que invalidó su candidatura, Youssou Ndour dijo que recibió "amenazas" y, según uno de sus portavoces, fue "vapuleado" por policías cuando intentaba mostrar su apoyo a un responsable de la sociedad civil detenido.

Los candidatos tenían hasta el sábado en la noche para presentar un recurso ante el Consejo.

En una primera reacción a la violencia que provocó el anuncio del Consejo, Francia declaró que espera de éste "que estudie de manera clara e imparcial las reclamaciones", dijo este sábado el portavoz de la cancillería, Bernard Valero.

Abdoulaye Wilane, uno de los responsables del Partido Socialista que es miembro del M23, declaró que presentaría un recurso, afirmando que hay una batalla jurídica y una batalla política para que Wade se vaya.

El portavoz de la presidencia, Sérigne Mbacké Ndiaye, también evocó en una radio local posibles recursos contra candidaturas opositoras a Wade, sin precisar cuáles.

De los 12 millones de habitantes, que haya 200, 300 ó 1,000 ó 2,000 personas que manifiestan contra la decisión del Consejo Constitucional no molesta", afirmó Mbacké Ndiaye a Radio Francia Internacional.

Elegido en 2000 y reelegido en 2007 por cinco años después de una reforma constitucional, Wade vuelve a presentarse después del restablecimiento del mandato de siete años en 2008, luego de una nueva enmienda constitucional.

Siete opositores consideran la candidatura de Wade es inconstitucional.

JSO