Venice, EU.- BP reportó algunos avances en el intento para detener la pérdida de su pozo de petróleo en aguas profundas del Golfo de México, mientras que el presidente estadounidense Barack Obama tenía prevista una nueva visita a las áreas costeras amenazadas por el mayor derrame en la historia de Estados Unidos.

El presidente ejecutivo de BP Tony Hayward dijo que el intento de la operación llamada "top kill" para sellar el pozo averiado en el lecho submarino, que empezó el miércoles, había tenido algún éxito en el objetivo de frenar el flujo de petróleo y gas.

Pero el resultado final seguía siendo incierto y podrían pasar otras 48 horas hasta que se sepa si fue realmente exitoso.

"No sabemos si podremos vencer al pozo", dijo en el programa "Today Show" de la cadena NBC. El gigante energético con sede en Gran Bretaña mantenía su evaluación de que la operación "top kill" tenía una probabilidad de éxito de 60-70 por ciento.

La creciente indignación pública y la frustración por el derrame fuera de control se han convertido en un desafío mayor para Obama, quien visitará la costa de Louisiana, donde el crudo ya ha llegado a los pantanos, provocó el cierre de un lucrativo comercio pesquero y enfureció a los residentes locales que aún siguen recuperándose de los daños del huracán Katrina en el 2005.

En varios programas matinales de la televisión estadounidense, Hayward dijo que los ingenieros de BP habían inyectado materiales pesados de bloqueo -como trozos de caucho- en el fallido sistema para evitar reventones del pozo averiado.

El viernes, más tarde, también inyectarán más "lodo" pesado de perforación, todo como parte del procedimiento de "top kill" que están intentando.

Optimistas

"Tenemos algunos indicios de cierre parcial, lo que es una buena noticia", dijo a la CNN. "Probablemente pasen 48 horas hasta que tengamos una visión concluyente", agregó.

Thad Allen, un almirante de la Guardia Costera que dirige la respuesta al derrame, dijo en "Good Morning America", de la cadena ABC, que las próximas 12 a 18 horas serán "muy críticas".

Las acciones de BP caían 4% en la Bolsa de Londres ante la incertidumbre sobre el éxito del esfuerzo para tapar el pozo.

BP dijo también el viernes que el costo del desastre de momento ascendía a 930 millones de dólares, un alza desde los 760 millones de dólares estimados el lunes.