Ciudad de México. El despliegue a partir de junio de la Guardia Nacional en las fronteras permitió a México reducir el flujo migratorio de centroamericanos hacía Estados Unidos, aseguró el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

“México ha adoptado una estrategia conforme a su ley y a sus decisiones. Y el despliegue de la Guardia Nacional, así como la aplicación de la Ley de Migración, ha llevado a que tengamos una reducción en el flujo migratorio de alrededor de 36.2%”, comentó. Añadió que el despliegue de los 25,000 elementos de la Guardia Nacional en las fronteras “está ahí y es para quedarse”.

En Palacio Nacional, durante la conferencia del presidente, el secretario Ebrard informó que acordó con el secretario de Estado, Mike Pompeo, que en 45 días acudirá a Estados Unidos para dar seguimiento a este tema.

También negó nuevamente que México haya aceptado con Estados Unidos ser tercer país seguro.

Consideró que es válido y no viola los derechos humanos que transportistas en Chiapas soliciten una identificación a las personas para abordar autobuses. El funcionario dijo no tener información acerca de cateos de la Policía Federal en albergues en Tijuana, Baja California, ni en Coahuila.

El canciller informó que hay 9,000 migrantes mexicanos detenidos en algún centro de detención en Estados Unidos, y 1,807 cuentan con una orden de deportación. Además, indicó que México ha deportado a 28,226 personas migrantes, principalmente de Guatemala, El Salvador y Honduras.

Marcelo Ebrard dijo que abordó con Pompeo otros temas como el comercio de tomate mexicano, las repatriaciones de connacionales y el tráfico de armas desde Estados Unidos a México. El canciller expuso que pidió a Pompeo un trabajo coordinado para disminuir el trasiego de armas, sobre todo de asalto, hacia nuestro país. Comentó que es prácticamente un hecho que habrá operativos conjuntos con ese propósito.

Afirmó que México no puede quedarse con todos los bienes materiales que hizo durante sus actividades ilícitas el narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán, por lo que tendrá que compartirlos con Estados Unidos.

Expresó que el gobierno de México está obligado a hacer una negociación con su contraparte estadounidense para repartirse los bienes del narcotraficante, ya que el juicio se llevó a cabo en la Unión Americana, y porque gran parte de las utilidades están en Estados Unidos, no en México.

México, con lugar en Consejo de Seguridad de la ONU.

El presidente anunció que México será candidato a ocupar un asiento en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Indicó que México recibió el aval de todos los países de América Latina y el Caribe, con 33 votos. “Estamos recuperando en el mundo la fama y la gloria de nuestra gran nación” en la ONU, afirmó.

jmonroy@eleconomista.com.mx