Santo Domingo. Las autoridades dominicanas investigan el naufragio de un barco cargado de inmigrantes que dejó 18 muertos mientras socorristas buscaban al menos 20 desaparecidos frente a la costa noreste de República Dominicana.

Una frágil embarcación con más de 60 personas a bordo que había partido el sábado desde la costa de Nagua, 210 kilómetros al noreste de Santo Domingo, naufragó en las proximidades de Cayo Levantado, en la Bahía de Samaná, dijeron funcionarios de la Armada dominicana.

Las autoridades dominicanas aseguraron que 19 pasajeros fueron rescatados e ingresados en un centro médico con heridas.

"Estamos aún investigando la causa de esta tragedia", dijo el Director de Defensa Civil, el general Luis Luna Paulino.

Cinco sobrevivientes aún eran tratados este lunes y se reportó que una mujer estaba grave, agregaron.

Funcionarios dijeron que se dio el aviso alrededor del mediodía del sábado cuando pescadores rescataron a uno de los sobrevivientes.

Las operaciones de rescate continuaron todo el lunes aunque las esperanzas de encontrar sobrevivientes se desvanecían, según el jefe de la Armada dominicana, el vicealmirante Nicolás Cabrera Arias. El capitán de la embarcación fue detenido.

Barcos dominicanos registraron el área en búsqueda de sobrevivientes durante el fin de semana. La Guardia Costera estadounidense envió tres helicópteros y un buque al lugar del naufragio el sábado por la tarde a pedido de las autoridades del país, dijo el portavoz de la Guardia Costera, Ricardo Castrodad.

"Localizadon un par de cuerpos que fueron recuperados por las autoridades de la República Dominicana", explicó.

El domingo por la tarde, los dominicanos informaron a los funcionarios estadounidenses que no necesitaban más asistencia.

Algunos de los sobrevivientes dijeron a las autoridades que habían pagado a los traficantes cerca de 1,000 dólares para organizar el viaje.

Dominicanos pobres que buscan mejores oportunidades se embarcan en barcos precarios y superpoblados, conocidos como yolas, para intentar cruzar el Canal de la Mona hacia las costas de Puerto Rico, pero muchos mueren en el intento.

El peligroso estrecho de 130 kilómetros es una vía marítima muy usada que une el Mar Caribe y el océano Atlántico y es conocido por sus mareas y bancos de arena poco profundos.

El procurador general pidió a los fiscales de la zona que intensifiquen las investigaciones para ubicar a los organizadores de estas travesías y someterlos a la justicia. Hay tres sospechosos detenidos.

La Guardia Costera estadounidense interceptó a 200 inmigrantes indocumentados desde República Dominicana durante el año fiscal que culminó el 30 de septiembre y a otros 86 desde entonces.