Los habitantes de la ciudad alemana de Munich volvieron hoy a su vida normal tras la detonación controlada de una bomba de la II Segunda Guerra Mundial, después de fracasar en el intento de desactivarla.

Según informaron los medios locales, parte de los residentes en los edificios próximos al lugar de la detonación regresaron la mañana de este miércoles a sus viviendas después de que los expertos verificaron los posibles daños en los inmuebles como consecuencia de la explosión.

La bomba fue localizada la víspera durante unas obras de construcción en un solar del barrio muniqués de Schwabing. Su hallazgo forzó el desalojamiento de unas 2,500 personas en un radio de un kilómetro.

La detonación de la bomba 250 kilogramos de peso se hizo necesaria tras un intento fallido de desactivar el artificio. La explosión que tuvo lugar a las 22:00 horas locales, causó la ruptura de ventanas y varios incendios menores que esta mañana estaban bajo control.

Antes de la explosión controlada, los artificieros rodearon la bomba con una barricada de arena y paja para amortiguar sus efectos, que habrían podido ser devastadores.

Fue precisamente la paja, junto con otros materiales inflamables, lo que causó los pequeños incendios secundarios tras la espectacular detonación que lanzó una nube de fuego en el cielo sobre la ciudad.

RDS